10 de junio de 2008

María Jesús Manzano: "Cerrar un colegio es algo muy triste"

Reproducimos, por su interés, una entrevista realizada por Esther Marín y publicada en el Diario Palentino, a María Jesús Manzano, profesora de la Escuela de Soto de Cerrato.





Tras ejercer la docencia en León, estuvo trabajando en Guardo y hace cuatro años que llegó al CRA del Cerrato, donde asegura encontrarse «como en familia». Sabe que la forma de enseñar es diferente a la de una escuela al uso, pero reconoce que existe.

E.MARÍN/PALENCIA

• Todos los días se desplaza hasta Soto de Cerrato para dar clase a los siete alumnos del pueblo que asisten a ese centro.

Es un pez que se muerde la cola, ya que la falta de niños en los colegios obliga a cerrar las escuelas rurales y, sin escuelas, muchas familias optan por abandonar los pequeños municipios.

- ¿Qué fue de esos niños corriendo por las calles de los pueblos?

- Cada vez son menos las familias que se quedan en los pueblos y, por tanto, los niños que crecen y estudian en ellos. Mucha gente joven abandona las localidades para asentarse en la capital -que es donde hay trabajo-, a lo que se suman las familias que llevan a sus hijos a estudiar a Palencia, ya que la distancia con muchos pueblos es pequeña.

En otros casos, cuando los alumnos terminan sus estudios de Primaria, toda la familia se traslada a la ciudad para que continúen allí. Cada caso es único y cada localidad tiene sus características propias. En mi caso, en el pueblo de Soto de Cerrato hay siete alumnos con edades entre seis y doce años.
La forma de enseñar a un grupo tan variado será muy diferente a la de otros centros...

Se puede decir que cambia completamente. En un Centro rural Agrupado lo que más destaca es la gran colaboración que existe entre todos ellos. Hay momentos de trabajo autónomo y personal, así como otros en los que se trabaja en equipo y se aportan ideas en conjunto, siempre dentro de un mismo contexto. Se pone en común un tema y todos los alumnos trabajan e investigan en torno a esa idea, cada uno en su nivel.

- ¿Están igual de preparados que los alumnos de otros centros?

- Posiblemente en lo que se refiere a contenidos de libros de texto les falte algo, pero en cuanto al aprendizaje a través de la investigación seguramente sepan más, teniendo en cuenta que utilizan mucho el diccionario y el ordenador. Lo que sí destaca son las relaciones humanas entre ellos y con las familias, ya que son mucho más intensas.

También se echan en falta otras muchas cosas, como la relación con más niños o el poder asistir a actividades extraescolares o deportivas. No obstante viven en un entorno rico en todo y valoran mucho sus pueblos.

- El futuro en el ámbito rural no es muy prometedor...

- Se ha producido un descenso vertiginoso en lo que a población en el mundo rural se refiere y es necesario que todo dé una vuelta y empiecen los pueblos a repoblarse.
Cerrar una escuela es algo muy triste y eso significaría volver a los centros comarcales que, aunque son más grandes, suponen más desplazamientos para los pequeños