13 de febrero de 2010

Soto de Cerrato, afectada notablemente por las últimas riadas

Recientemente, tanto el río Arlanza como el Pisuerga vieron cómo de nuevo crecía su caudal en la zona sur de la provincia, zona en la que las riadas afectaron especialmente a la población de Soto de Cerrato. El Pisuerga, a su paso por Cordovilla, se mostró sensible a las lluvias y deshielo pasando de 155 m3/s 166 de la en un solo día.

Ambos ríos, a su paso por Palencia, se encontraron en situación de alerta, aunque la Confederación Hidrográfica del Duero calculó que su cauce se reduciría sensiblemente.

A primera vista, y a falta de cuantificar definitivamente los daños que dejan estas avenidas en la provincia, desde la organización agraria Asaja aseguran que son cuantiosas. «No sólo por las tierras anegadas, sino también por los caminos que han desaparecido. Sobre todo en la zona de Soto de Cerrato, donde, por ejemplo, un agricultor ha perdido 300 toneladas de remolacha que han desaparecido con la riada», explicó Alfonso Núñez, presidente provincial de Asaja.

Por otro lado, el presidente de la Diputación, Enrique Martín, culpó de las inundaciones a la CHD por no mantener limpios los cauces de los ríos con lo que a los puentes ha llegado gran cantidad de materiales que han colapsado el paso del agua, provocando retenciones e inundaciones. Además Martín indicó que la Institución ha sido denunciada por el organismo de cuenca cuando ha ido en ayuda de los municipios afectados.

Fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero han manifestado que la competencia de los cauces fluviales dentro de los municipios pertenece a los uyuntamientos y que existen nomerosos marcos para que los más pequeños puedan solicitar ayudas para llevar a cabo las limpiezas pertinentes.