12 de febrero de 2018

La excursión por el Cerrato de la Cooperativa del Campo San Millán, pasó por Soto



Una de las citas tradicionales de la Comarca de El Cerrato es una excursión por sus tierras que cada año organiza la Cooperativa del Campo de San Millán. Se trata de un día en el que socios y simpatizantes disfrutan de la historia, el arte, la gastronomía y la hospitalidad de los cerrateños, y que en esta edición ha tenido como uno de sus pueblos protagonistas a Soto de Cerrato.

La jornada comenzó con una introducción sobre el Cerrato a cargo de Marta Asensio, de Turismo Cerrato, que realizó de guía durante todo el día comentando los datos principales de cada una de las localidades visitas.

La primera parada fue en la bodega-lagar de la Dehesa Tablada, en Villaviudas, del siglo XII. Acto seguido, los cooperativistas visitaron la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. El alcalde de la localidad, Rogelio Hijarrubia, acompañó a todos los cooperativistas en su visita por los principales monumentos de Villaviudas.

A continuación, fue el turno de Reinoso, donde visitaron el templo parroquial dedicado también a la Asunción de la Virgen.

La ruta cerrateña prosiguió hasta Soto de Cerrato, donde disfrutaron de la iglesia. El párroco de Reinoso y Soto de Cerrato, José Aumente, hizo de guía en el recorrido por el patrimonio religioso. Por su parte, el poeta soteño Eutimio Núñez deleitó a los cooperativistas con varios versos y canciones, que hicieron las delicias de todos los excursionistas.

La mañana finalizó con la visita a la Basílica de San Juan de Baños y una comida de hermandad en el Hotel Europa de Magaz.

Dueñas fue el destino elegido por los cooperativistas para disfrutar de la tarde. En un primer momento, visitaron la bodega-cueva de Valentín Rincón Blas, que alberga una importante colección de piezas recopiladas de los siglos XIX y XX principalmente. La cueva muestra los espacios destinados a la vivienda, como la despensa, la cocina, el zaguán o las habitaciones, con una magnífica decoración ambientada en la época y que trasportó a los socios a su infancia y juventud.

Los cerrateños continuaron su gira por la Bodega de Remigio de Salas Jalón, donde se adentraron en la historia del vino y en la importancia histórica de la localidad eldanense en la cultura vitivinícola. Se da la circunstancia, además, que es la única bodega palentina que forma parte de la Denominación de Origen Cigales.

Después de la visita, los cooperativistas disfrutaron de una cata de vinos dirigida por Amada de Salas, en la que probaron los vinos blanco, rosado y tinto, lo que fue una auténtica experiencia para los sentidos. El recorrido por la iglesia de la Asunción a cargo del historiador Álvaro Pajares puso el broche de oro a una gira por el turismo cerrateño.

La parada en la tienda de Chocolates Trapa sirvió como remate de una animada jornada. La gira cerrateña contó con las visitas guiadas a cargo de Marta Asensio, de Turismo Cerrato, y con la presencia de varios vecinos y autoridades en las distintas localidades visitadas, que hicieron de extraordinarios anfitriones para dar a conocer un poco más esta comarca cerrateña.

Esta excursión es una de las numerosas actividades desarrolladas durante el año que permiten dinamizar la vida de los cerrateños. «Llevamos varios años trabajando en la recuperación y consolidación de nuestra fiesta grande. Unos días gozosos para todos los cooperativistas y cerrateños que nos sentimos unidos a San Millán y que queremos mantener viva la herencia que hace más de un siglo nos dejaron nuestros antepasados. Estamos muy satisfechos con la gran acogida de socios y vecinos a los diversos actos programados, que han resultado un éxito y cuya participación es más numerosa cada año», destacó Pablo Calleja, vicepresidente de la cooperativa.